sábado, 4 de febrero de 2017

SABÍAS QUE ... Los rastros de aviones

Seguro que en multitud de ocasiones habéis mirado hacia el cielo y observado cómo un avión que ha pasado ha dejado una estela muy parecida a las nubes. Este fenómeno se conoce con el nombre de contrail [estela de condensación].


Los rastros de aviones  que vemos en el cielo son partículas de agua congelada.  El vapor de agua, tras salir de las turbinas del avión se congela y se queda suspendido en la atmósfera.


Cuando los aviones vuelan a una altura considerable, la temperatura exterior es bajísima (alrededor de los -40 ºC) lo que provoca que, cuando el aparato en vuelo expulsa el aire caliente por sus tubos de escape se cristalice al entrar en contacto con la atmósfera. Este es el mismo efecto que ocurre para la formación de nubes.




El hecho de que la estela sea mayor o menor depende de una serie de factores que hacen que se produzca este fenómeno: altura del avión, temperatura exterior, humedad en el ambiente…

Por ello sólo podemos observar estos rastros cuando el avión pasa por zonas donde la temperatura ronda los -40ºC.





Poco tienen que ver con este efecto las estelas artificiales de los aviones acrobáticos que suelen ser de colores (como el de la Patrulla Águila). Dado que su vuelo es a muy poca altura, para conseguir dejar las estelas con las que hacer dibujos en el aire se inyecta aceite al motor en el momento que el piloto quiere que aparezca cada estela. El color se lo da el uso de diferentes colorantes que se mezclan para crear ese efecto visual tan sorprendente.








0 comentarios:

Publicar un comentario