jueves, 8 de diciembre de 2016

Contaminación atmosférica

El aire limpio es transparente aunque cuando lo observamos en la atmósfera, con su gran espesor, manifiesta un bello color azul. Si a la atmósfera le añadimos el humo de los coches, de las fábricas, de las calefacciones, etc. lo oscurecemos, el aire se vuelve opaco y decimos que es aire contaminado.



¿Qué es la contaminación?

La contaminación atmosférica es la presencia en el aire de materias que en determinadas cantidades implican un riesgo, daño o molestia grave para las personas y demás seres vivos, bienes de cualquier naturaleza, así como que puedan atacar a distintos materiales, reducir la visibilidad o producir olores desagradables.

La contaminación atmosférica puede ser natural, producida por erupciones volcánicas o incendios forestales no provocados o por la actividad biológica de los seres vivos. Pero este tipo de contaminación ha existido siempre y el planeta Tierra es capaz de autorregularse.

Pero la más dañina y difícil de regular es la contaminación atmosférica de origen artificial, debida a las actividades del ser humano. Los procesos industriales y la quema de combustibles fósiles son los principales focos de contaminación.


Contaminantes principales del aire

  • Gases
  • Ruido
  • Partículas sólidas
  • Luz


Los  principales problemas ambientales derivados de la contaminación son:



Efectos de la contaminación

-Las principales sustancias que el ser humano emite a la atmósfera son gases nocivos y partículas sólidas o líquidas. Los gases emitidos son principalmente óxidos de nitrógeno y de azufre que provocan la lluvia ácida, con los siguientes efectos:

  • Contaminación de ríos y lagos, perjudicando a los seres vivos.
  • Contaminación de suelos, perjudicando a las plantas.
  • Deteriora la superficie de edificios hechos con roca caliza (mal de la piedra).


-Los CFCs presentes en sistemas de refrigeración, frigoríficos y aerosoles destruyen la capa de ozono de la ionosfera.

-El metano y el dióxido de carbono alteran el efecto invernadero natural de la atmósfera que favorece  el cambio climático, que se manifiesta de varias formas:

  • Aumento de inundaciones, sequías, huracanes, etc.
  • Desertización.
  • Pérdida de hielo en los casquetes polares.
  • Aumento del nivel del mar.

-Las partículas más nocivas son los humos y cenizas procedentes de la combustión de combustibles fósiles, las "nieblas" y aerosoles que escapan de algunas industrias químicas, el polvo de de las canteras y explotaciones mineras.

-Tampoco debemos olvidar la contaminación acústica y la contaminación lumínica.

Y como contaminación natural, el excesivo polen de las plantas en determinadas estaciones del año.

-La contaminación produce sobre los seres humanos y animales: bronquitis crónica, catarros y dificultades respiratorias, cansancio y cefaleas, irritación de los ojos y mucosas, afecta a la inteligencia de los niños, produce modificaciones genéticas y malformaciones en los fetos.

-Algunos de estos son cancerígenos.

-Sobre las plantas producen alteración de diversos mecanismos vitales y daños en las hojas, flor y fruto.

-La acción de los contaminantes atmosféricos sobre los materiales causa daños irreparables sobre los objetos y los monumentos de alto valor histórico-artístico bien por la sedimentación de partículas sobre la superficie de los mismos, afeando su aspecto externo, o por ataque químico al reaccionar el contaminante con la piedra.

-Otro efecto a tener en cuenta es la corrosión de los metales en puentes y otras estructuras.









0 comentarios:

Publicar un comentario